1/4/09

EL TIEMPO

El tiempo todo lo destruye,
es como una espesa niebla
que va cubriendo lo vivido.
De pronto el ayer nace lejano
y el hoy comienza a diluirse
en un mañana.
Es como una risa que comienza clara,
alegre, límpida y se acaba.
Como una lágrima que rueda por la mejilla,
y se va secando lentamente.
Es lo que fue, lo que será
como un sueño en una noche
de verano.
Apenas un latido, un murmullo, lo lejano.
Las palabras que están y luego se pierden.
No importa, por un instante estarás vivo
aunque no haya un después.
Frente al misterio has quedado,
aunque no tengas respuestas.

1 comentario:

gracielafiardi dijo...

Me gustan tus postales,tu vuelo al escribir y quien sabe un día aprenda a leer como vos,pero el cartonero es mi preferida